[vc_row][vc_column][vc_column_text css=”.vc_custom_1609344006118{margin-bottom: 0px !important;}”]

Para bienestar de la población y del personal que labora en el Ayuntamiento, la dirección de Salud buscará que nueve edificios públicos cuenten con el reconocimiento de espacios cien por ciento libres de humo de tabaco que otorga la Secretaría de Salud para generar espacios saludables

El proyecto que inició el pasado 27 de noviembre y finalizará el 31 de mayo está a cargo del Consejo Municipal contra las Adicciones (COMCA), coordinado por el Instituto Mexiquense contra las Adicciones (IMCA), a través de los Centros de Atención Primaria en Adicciones (CAPA).

Los edificios de la administración pública municipal que participan para obtener este reconocimiento son: palacio municipal, DIF Centenario, OPDAPAS, el del Instituto para la Protección de los Derechos de las Mujeres (IPDM), policía municipal, Protección Civil y Bomberos, Instituto Municipal de la Juventud (IMJ), Instituto Municipal de Cultura Física y Deporte (IMCUFIDE), Defensoría Municipal de los Derechos Humanos y Salud.

Los edificios públicos con este reconocimiento deben cumplir con los lineamientos que establecen la Secretaría de Salud, Regulación y Jurisdicción Sanitaria, así como la Comisión Nacional contra las Adicciones (CONADIC). Asimismo contará con un programa para la prevención del consumo de tabaco para sensibilizar al personal que labora en la dependencia.

El edificio también deberá contar con señalamientos y se realizará un tamizaje para saber cuántos fumadores y con dependencia al tabaco hay, a fin de brindarles un tratamiento y eviten su consumo. La Secretaría de Salud supervisará que se cumplan los programas y que el personal conozca la normativa que regula la venta y consumo de tabaco.

Con este reconocimiento, sensibilización y capacitación al personal se supone se evitará el humo, restos de colillas y ceniza, tanto dentro como fuera del edificio, en por lo menos seis metros a la redonda. La vigencia de este reconocimiento es de cinco años.

El consumo de tabaco, comentó Jennifer Benítez Minero, encargada del área de Salud Mental y Adicciones en la dirección de Salud, recae en un problema de salud mental, que se ha visto afectado por el cambio de rutina, la pérdida de trabajo y la nueva normalidad que conllevó la pandemia, por lo que el consumo de sustancias aumentó en lo que va de esta contingencia.

El humo afecta a fumadores y no fumadores. El consumo de tabaco daña los pulmones que pueden verse agravados por los síntomas de COVID-19. Asimismo, puede provocar enfermedades como cáncer de pulmón,  garganta y dañar otros órganos, como el estómago.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *